miércoles, 27 de marzo de 2013

MARTES SANTO

Ayer fue un día de fiesta en este barrio mío.
Aunque me encantaría prescindir por completo de la Semana Santa, viviendo en Sevilla como vivo, he aprendido ya que que en estos casos hay que aplicar al pie de la letra eso de "si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él".
Me parece alucinante el backstage que genera un acontecimiento como es la salida de una cofradía en un barrio tranquilito como es el mío.
Todo patas arriba.
Los nazarenos. La banda de música. El niño llorón. La vieja en primera fila. Los balcones llenos. El de los globos, el de las almendras, el de los churros, el chino abierto haciendo negocio...

Ayer me lo pasé bomba venga a dibujar.

La pena es que al final llovió y se acabo la fiesta sin que pudieran salir de la Iglesia.

 

jueves, 21 de marzo de 2013

UN SIN-PA

Entramos en un bar para refugiarnos de la incipiente lluvia y rápidamente me doy cuenta de que ha vuelto a pasar de nuevo.

Quizás puede ser la hora a la que entramos, demasiado temprano para tomar café, demasiado tarde para la cerveza y la tapa.

Nos rodea una fauna de estropeados importante.
Debo tener un imán para este tipo de lugares. Los encuentro todos. 

Lo cierto es que me encanta dibujar rodeada de personajes pasados de rosca. La gente normal no dice nada. A estos me gusta mirarlos vivir.

Casi de frente a mi, una señora muy mayor con un vaso de agua por delante, parece dormida pero de vez en cuando abre un ojo y lo mueve a derecha e izquierda.
Tras de ella un tipo gordo, de pelo grasiento y descuidado, que viste chandal de mercadillo y se rasca la barriga o el paquete, indistintamente. Tiene el mando de la tele del bar en su poder y cambia el canal del partido de fútbol a las carreras de coches varias veces.
Otra señora detrás, muy arreglada con cardado de peluquería y labios muy pintados, tiene la expresión de "qué-mal-huele" en su cara. Mira el reloj constantemente.
Un lacio de libro. Lleva un folleto de venta de pisos que enseña a la señora del cardado, al gordo y a los camareros. Se sienta y se levanta, se levanta y se sienta. Viene y va y nadie le echa ni cuenta. Va peinado de raya aunque está casi calvo. Con pantalón corto y chaqueta. Dice hola y adios a los que estamos allí. Debe tener a la señora hasta el mismísimo porque es a la que más le da la vara. 
Una vieja chiquinina con abrigo loden tres tallas más grandes y bufanda, enganchada a la máquina tragaperras.
Un listillo mirón que quiere jugar con la vieja y llevarse él los dineros.

Menuda cochambre de bar... Pienso que no puede ser peor y me equivoco. 

Entra de repente una pareja de guiris. Ella tiene los cachetes increíblemente rojos. Él se pide un gintonic, al momento se engancha con el gordo y el fútbol, y deja a su señora sola en la barra.

Jerez de la Frontera.


Me recreo en el dibujo mientras llueve fuera.
Mucho mejor aquí, en los bares no llueve...
Todo el color de la escena está fuera. Aquí más bien es todo gris y oscuro.
Acabo la cosa mas o menos.


Me pregunto por qué disfruto dibujando en estos sitios. Me gusta esta gente. Soy como ellos.

Mi dibujo no refleja todo, pero me acuerdo de la estampa cuando lo miro luego.


Pedimos la cuenta varias veces.
Ni caso.
Nos levantamos de la mesa y vamos a pagar a la barra.
Ni caso.
Los cinco camareros se tocan los huevos divinamente.

Al final nos vamos de allí SIN-PAgar y casi sin remordimiento.
Así es la vida.

martes, 19 de marzo de 2013

LIFE LIKE JAZZ

"En cierto modo la vida es como el JAZZ, es mejor cuando improvisas"
Me parece una buena frase de George Gershwinun pianista americano de los años 20. 

Jazz. Van Moustache.

Y yo digo lo mismo con el tema del dibujo: Siempre es mejor cuando improvisas. 
La mano te sorprende con lo que puede hacer sola. 

Van Moustache. Sevilla.

Se mueve y baila con la musica, dibujando mecánicamente formas abstractas: a veces raras, a veces encantadoras, otorgando movimiento y personalidad a la cosa. 


Aquí algunos dibujos más de conciertillos de Jazz en los que he estado últimamente persiguiendo el ritmo. 

sábado, 9 de marzo de 2013

jueves, 7 de marzo de 2013

8 DE MARZO

Mujer en Tetuán
Están sentados en la mesa que queda en frente a la nuestra. Él me da su espalda. A ella en cambio la tengo colocada de perfil y la veo gesticular mientras la dibujo. Aunque mueve mucho sus manos, su cara está muy quieta. 

Pienso que es muy guapa. 

Me llama la atención el color de su pañuelo y me engancho con esto.

Me va saliendo un dibujo lento, sin prisas.

Estoy hablando de otras cosas y no estoy atendiendo demasiado a mi modelo.

Una de las veces que la miro me parece verla llorar. Es en este momento cuando empiezo a prestar atención a la escena. Me fijo mejor en ella. Habla sin parar, y está llorando.

A él no le veo la cara pero intuyo que no está diciendo casi nada, o solo monosílabos.

Por supuesto ni un gesto de cariño por su parte. No le toma la mano, no la abraza, no la besa.
Ella sigue hablándole. Y llorándole.

No se si llego a imaginar el grado de asfixia a que puede sentirse sometida una mujer que tiene dueño

La miro por última vez antes de que se levanten de la mesa y se vayan juntos hacia la calle.

En Marruecos resulta raro ver a una mujer sentada en un bar. 
Resulta imposible verla sola.
Sin embargo, no me ha parecido extraño verla llorar.

(8 de Marzo, Dia Internacional de la Mujer)

martes, 5 de marzo de 2013

DON CARNAL EN CÁDIZ

Despedimos Febrero con coplillas carnavaleras en la calle.

Quedan ya pocas cosas gratis que sean tan de verdad como el Carnaval de Cadiz. 

Dibujamos como pudimos las comparsas y chirigotas que se mostraban en cada esquina o cada plaza.
  
Carnaval de Cádiz. Payasos.

Cádiz tiene que cada vez que uno va para allá se vuelve con la cosa de pensar el por qué no se queda uno a vivir allí ya para siempre. 

Mientras tanto... 
Aquí alguno de mis dibujos de un paseíto gaditano en el carnaval de los jartibles...

Carnaval de Cádiz. Comparsa del Obrero.

Personalmente soy yo más de Don Carnal que de Doña Cuaresma...