jueves, 27 de septiembre de 2012

DOS MIRADAS A LA MURALLA

Un día veo la muralla con la mente llena de cosas...
Assilah mercado y muralla

... Y al día siguiente vuelvo a mirarla más despejada...

Assilah mercado y muralla Cambia la mirada y cambia la vida a mi alrededor.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

NIÑOS EN ASILAH

Un aperitivo sobre el pasado fin de semana...
De nuevo me vi rodeada de chiquillos inquietos esperando impacientes a ser retratados...

Dibujando niños Asilah




     Los demás aquí... 

miércoles, 19 de septiembre de 2012

JEREZ EN SEVILLA

A duras penas y sin luz conseguí dibujar un poco en la "corrala" de Triana donde los gitanos de Jerez dejaron su duende el sábado pasado durante la bienal de flamenco.

El lugar era casi mágico.

En la oscuridad de la noche, tan sólo algunas ventanas encendidas y vecinas asomadas a los balcones engalanados con mantones de manila...

Corrala de Triana

El Torta cantó cinco minutos de bulería de pelopollo y dio paso a la fiesta final con el tablao competo. Tia Curra y Tia Yoya y un fin de fiesta flamenco embrujao e irrepetible.

El Torta

Ya ahí una tiene que dejar de dibujar sin mas remedio para "no perder puntá".

lunes, 17 de septiembre de 2012

CÁDIZ

CUADERNO DE CADIZ dos orillas

Pasar un día en la tacita de plata equivale a casi una semana en el paraíso.

  Dos Orillas Cadiz 2

Aquí queda la primera parte de mi cuaderno para "Cronistas de las dos orillas"

miércoles, 12 de septiembre de 2012

TORTUGAS Y BALLENAS

Volví de vacaciones la semana pasada y parece que no me he ido nunca. Todo se ha quedado muy lejano en el tiempo.

Playa de Chipiona. 2012

Aun me quedan por aquí, en el cuaderno, los últimos dibujos de este verano, los que hice a finales de Agosto en la playa de Chipiona donde a veces mojo el culo con otros tantos sevillanos como yo que nos hemos apropiado de este pequeño pueblecillo gaditano y conseguimos que multiplique por cinco su población durante los meses de verano.


Playa de Chipiona. Verano 2012

Con esta invasión masiva conseguimos sentirnos como en casa: El primero que llega la playa planta sus bártulos cerca de la orilla y el siguiente coloca la sombrilla a un metro del primero, aunque tenga toda la playa vacía...

Por la necesidad de sentir calor humano, creo yo.

Playa de Chipiona. Verano 2012.

Se forman nuevas familias, barriadas, vecindarios...
Una estampa inconfundible.

Playa de Chipiona. La cruz del mar. Verano 2012


Hacemos comentarios sobre todo lo que pasa. Yo misma cuento mi vida a desconocidos y opino sobre las suyas sin pudor ni vergüenza.


Playa de Chipiona. La cruz del mar. Verano 2012. -6

La antítesis absoluta de Copacabana: cuerpos robustos, barrigas infinitas alimentadas a conciencia a base de grasas y cerveza. Ballenas y cachalotes pueblan el lugar.

Playa de Cadiz. La victoria. Verano 2012

La gente aborda el carrito de los pasteles que visita la playa cada tarde como las tortugas cuando nacen y corren derechas hacia el mar... A por la cuña de chocolate y los piononos. 

No hay tiempo que perder.


Playa de Sanlúcar. Bajo guía. Verano 2012


Me encanta dibujar en esta playa porque aunque no me muevo de mi silla todo alrededor va cambiando cada dos minutos.

Desde mi vuelta al cole, casi que estoy echando de menos todo esto.

lunes, 3 de septiembre de 2012

MUÑECAS DE CARNE Y HUESO

Paris 14 Ago. Happy hour.Las casas de muñecas eran quizás los juguetes más deseados por las niñas de mi generación. Un tesoro caro, solo al alcance de algunas afortunadas.


Cuando en el cole alguna comentaba que tenía una de estas casas, las demás mirábamos a la niña con una mezcla de envidia y deseo, le hacíamos la pelota esperando tener el honor de ser invitadas a jugar con ella alguna tarde.


En algún caso la casa se convertía más en el juguete de la madre, que en el de la hija. Las señoras iban poco a poco comprando accesorios, rellenando habitaciones con mueblecitos diminutos de diferentes estilos hasta tenerlas completas. Entonces invitaban a las amigas de su hija a merendar y enseñaban orgullosas la casa.



"Niñas, se puede mirar pero no tocar" ... Porque sabían la pelusa que nos revolvía a las demás al verla.

From the window. Paris.
Luego, cuando crecí un poco, me pareció una solemne tontería esto de ir amueblando la casa de muñecas, porque no tenía nada de divertido ni 
se podía jugar ni nada.

Así se lo hice ver a mi amiga Ruth, que tenía una. Y le sentó fatal el comentario. Tanto que me dejó de hablar una temporada. Además invitó a las demás a merendar para ver la casa y a mi no.

Sin embargo algo debe quedar de todo esto en mi cabeza porque ahora me llaman mucho la atención las casas ajenas que voy viendo aquí y allá. Tiendo a imaginarlas por dentro cuando solo puedo ver las fachadas. Pienso en la gente que vive en ellas, en lo que se puede ocultar detrás de esas ventanas y balcones...

Y cada vez me gusta más dibujarlas minuciosamente porque mientras lo hago pienso en cómo serán las habitaciones y juego a inventarme las vidas de la gente que las habita. Igual que hacía de pequeña jugando con la casa de muñecas de mi amiga Ruth.

Este verano he dibujado fachadas de viviendas en Madrid y en Paris.



Historias de gente diferente dentro de cada una de estas casas de muñecas de carne y hueso...


Mendez Álvaro